El millonario que manejaba un cartel de droga online y hoy comparte prisión con el Chapo Guzmán

Como la clave de su sitio era la confianza pagó USD 80.000 para contratar a un sicario.



Ross Ulbricht, de 29 años, es un ciudadano estadounidense y millonario pero a pesar de su enorme fortuna no lo verás en la lista Forbes. Es el creador de Skill Road, un sitio inmerso en la “deep web” que funcionaba como el Amazon del narcotráfico. Originalmente Ulbricht creó este sitio dentro de la internet profunda para eliminar del negocio los matices “violentos y opacos” que traía aparejada la comercialización de droga y soñaba terminar la guerra contra las drogas y su violencia callejera mediante un mercado anónimo online.


La Oficina Federal de Investigación (FBI) lo arrestó en una biblioteca pública de San Francisco, en octubre de 2013. Hoy cumple cadena perpetua en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, donde es vecino del Chapo Guzmán, sin posibilidad de libertad bajo palabra.




El seudónimo que utilizaba Ross era el de “Temible Pirata Roberts“. Sus transacciones  de heroína, cocaína, marihuana, éxtasis y otras sustancias ilegales eran cobradas en bitcoin. Hoy su historia es aparece plasmada hasta en el libro “American Kingpin” (El capo de los Estados Unidos), del periodista británico Nick Bilton, que cuenta la historia de este “Pablo Escobar de la red”.

“La pregunta no es quién me lo va a permitir, es quién me va a detener”, aseguran que decía en tono provocativo Ulbricht en sus días como universitario. En sus conversaciones con sus compañeros solía argumentar sobre la contradicción que veía en el consumo masivo de comida rápida o alcohol y la prohibición de las drogas recreativas.

El volumen de circulación de drogas llegaba a los USD 500.000 por semana en ventas. Pero pronto la gente comenzó a ofrecer y solicitar otras cosas: armas cortas, rifles de asalto, herramientas de hackeo, venenos para suicidarse.


La caída comenzó en 2013, cuando un empleado de la compañía fue arrestado en una transacción de cocaína. Ulbricht estimó que había robado unos USD 350.000. Como la clave de su sitio era la confianza pagó USD 80.000 para contratar a un sicario. Lo que no imaginó fue que resultaría ser un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA).


El homicidio fingido, se usó una lata de sopa de tomate para simular la sangre, pasó por verdadero para Ulbricht. Lo atraparon, gracias a un error de programación que expuso la dirección IP de un café al que el Temible PirataRoberts solía ir.
Share on Google Plus

About Noticias Virales