Le negaron la excarcelación a Lagostena: seguirá preso por el crimen de Erica Soriano

La víctima estaba embarazada y desapareció en agosto de 2010 en el partido bonaerense de Lanús.


Daniel Lagostena deberá permanecer detenido por el crimen de su mujer, Erica Soriano, que aún sigue desaparecida.La Justicia le acaba de rechazar el pedido de excarcelación que habían presentado sus abogados.

Hace un mes que el viudo está de nuevo preso. Ya había estado detenido en 2012 durante casi doce meses hasta que la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Lomas de Zamora lo liberó por falta de pruebas. 

La nueva captura había sido solicitada por fiscal Gerardo Loureyro y avalada por el juez Gabriel Vitale porque tuvieran en cuenta como pruebas algunos elementos como llamados telefónicos y un análisis minucioso de la conducta del imputado de “homicidio y aborto en contexto de violencia de género”.

Aunque hay hermetismo absoluto en torno a los nuevos datos que desencadenaron esta detención, trascendió que serían varias comunicaciones telefónicas y testimonios los que lo complican. "Todo recomienza cuando se une un equipo que trabaja en casos especiales. Es una unidad de análisis criminal. Ellos investigan las llamadas y todo eso que no se había hecho", dijo esta mañana Ester Romero, la mamá de la víctima. 

Aunque hay hermetismo absoluto en torno a los nuevos datos que desencadenaron esta detención, trascendió que serían varias comunicaciones telefónicas y testimonios los que lo complican. "Todo recomienza cuando se une un equipo que trabaja en casos especiales. Es una unidad de análisis criminal. Ellos investigan las llamadas y todo eso que no se había hecho", dijo esta mañana Ester Romero, la mamá de la víctima. 

CASI 6 AÑOS DE MISTERIO

En agosto de 2010, Érica estaba embarazada y tenía 30 años. Según el relato de sus cercanos, la vida con su pareja en Lanús era conflictiva y las peleas aumentaban semana a semana. Pero un día se terminaron, llegaron a su final la noche de la desaparición. Para el magistrado, hubo una tercera persona en la escena del hecho. "Ya se encontraba en el lugar una persona no identificada al día de la fecha, quien utiliza el teléfono de línea, realizando una llamada a las 22.01".

Apenas minutos después,  a las 22.13, Soriano recibió el llamado de una amiga y le dijo que estaba yendo con su pareja hacia su casa en auto. Habían estado juntos en el ginecólogo. Esa llamada telefónica fue el último contacto que alguien tuvo con Érica.

Cerca de la medianoche, Lagostena intercambió mensajes con su sobrino Brian Poublán, el hijo de su hermana, con quien hasta entonces no tenía contacto cotidiano. Esa misma madrugada, alrededor de las 5, un celular a nombre de la mamá del joven realizó llamadas desde el centro porteño y la Costanera Norte. Luego se activó de nuevo en Lanús, cerca de la casa del joven y su madre.

La intensidad de llamadas entre las  5.05 y 5.53 alertaron a los investigadores. No eran habituales esos horarios ni los patrones. Dentro de ese horario habrían ocultado el cuerpo de Soriano. Los investigadores además confirmaron que el sospechoso tenía cuatro celulares y no una línea que había declarado.

OTROS DATOS CLAVE

- Cuando la familia Soriano concurrió a su casa con la Policía, encontró la ropa con la que Lagostena dijo que Érica había salido hacia lo de su madre. Estaba también su cartera con todas sus pertenencias, excepto el celular, y el ácido fólico que tomaba por su embarazo.

- Peritos encontraron restos de poliéster de una bombacha en la chimenea, por lo que se presume que el imputado quemó allí la ropa de su pareja.

- También se encontró una mancha de sangre debajo de una mesita ratona que fue detectada con el reactivo Luminol, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

- Lagostena tenía vínculos con propietarios y empleados del rubro funerario a los que les podría haber encargado la cremación del cadáver.
Share on Google Plus

About Noticias Virales