Lactancia erótica: una pareja contó su afición por esta práctica sexual y generó polémica

Jennifer Mulford tomó una licencia laboral para dedicarse a alimentar a su novio de 36 años. Lo hacen cada dos o tres horas y dicen que la rutina genera "un vínculo mágico" entre ellos.


En los foros y submundos de internet es una fantasía recurrente. Muchas mujeres y hombres revelan sus ganas o su curiosidad por probar la lactancia erótica. Es decir, por amamantar a un adulto, una práctica que según sus defensores crea vínculos de intimidad y compromiso más fuertes.

Aun cuando para la mayoría sigue siendo tabú, la estadounidense Jennifer Mulford se animó a contar su historia. La mujer tomó una licencia laboral en el bar en el que era encargada para dedicar el 100 por ciento de su tiempo a alimentar a su novio, el fisicoculturista Brad Leeson. Lo hacen cada dos o tres horas e incluso pusieron una alarma a la noche para no perder el ritmo. "Que se duerma prendido a mí es hermoso", dijo Mulford al diario The Sun. 

La mujer tiene 36 años y una hija de 20. Para producir leche nuevamente, funcionó el estímulo de Brad, unas "pastillas herbales" e incluir semillas en su dieta. 

Mulford sintió curiosidad sobre la lactancia entre adultos -o lactofilia- y publicó avisos en Internet. Hasta que se le ocurrió que la persona indicada para hacerlo era un excompañero del colegio. "Fue como si se le hubiese prendido la lamparita. Me di cuenta de que estaba intrigado y entusiasmado por la idea", aseguró.

ORO LÍQUIDO 

La venta de leche materna es una tendencia creciente en varios países. De hecho, existen sitios especializados como "Only the Breast" donde las madres que están amamantando ofrecen la leche que les sobra. A la leche materna se la conoce como "oro líquido", ya que muchos creen que también es un superalimento para adultos, que mejora el rendimiento físico y da vigor sexual. "Claramente, la leche materna se ha convertido en una mercancía cuya venta está destinada no sólo al consumo de bebés, sino también como un suplemento nutritivo para fisicoculturistas y atletas", señala Breastfeeding Medicine Academy, una entidad con sede en Los Ángeles, California.


Pero la lactofilia no tiene nada que ver con cuestiones saludables si no eróticas y, sobre todo, vinculares. Muchas relaciones de lactancia erótica comienzan espontáneamente después de dar a luz, pero también se puede inducir sin haber tenido un hijo. 

"Sí, es algo sexual. Pero tiene más que ver con el vínculo personal, con el compromiso y la intimidad. Somos dos personas volviéndose una", declaró Brad, el novio de Jennifer, al diario The Sun. Aunque también aseguro que seis de cada siete veces la lactancia termina en sexo.

"Los dos queremos lo mismo de nuestra relación -dijo Jennifer-. Una unión mágica que solo el amamantamiento puede lograr". 

La "salida del closet" de la pareja generó polémica en las redes sociales.

"Por idiotas como estos, las madres se sienten rídiculas o tienen vergüenza cuando amamantan en público. Solo incrementan la sexualización del amamantamiento. La leche materna no es beneficiosa para adultos. Solo para los bebés", es uno de los comentarios en Facebook.

"No lo creo, suena como una broma del día de los inocentes. No hay nada que esté bien en relación a esto".
Share on Google Plus

About Noticias Virales