De la Casa Rosada al penal de Ezeiza, López comparte la cárcel con Jaime, Báez, Chueco y Pérez Gadín

Los dos exfuncionarios que eran estrechos colaboradores de De Vido están en la misma prisión.


Quedaron muy lejos las épocas de cruzarse en los pasillos de la Casa Rosada, donde compartían reuniones de Gabinete junto a su jefe directo, el entonces ministro de Planificación Federal Julio De Vido. Ahora el exsecretario de Obras Públicas José López podrá cruzarse con el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime en los pasillos del penal de Ezeiza, donde ambos pasarán sus días.

A dos días del arresto del exfuncionario encontrado con casi 9 millones de dólares y palas en un convento, el kirchnerismo dejó más sólo que nunca a José López: el diputado Héctor Recalde dio a entender que estaba "con muchas internas" con De Vido, el propio exministro ni siquiera lo defendió la expresidenta terminó por enterrarlo en una carta donde quiso desentenderse del caso. "Yo no le dí la plata", escribió.

Todos ellos apuntaron ahora a investigar "quiénes fueron los privados" que le dieron el dinero. Pero el destino pareciera haber completado una metáfora en el penal de Ezeiza: la estructura privada montada por Lázaro Báez, que tenía al contador Daniel Pérez Gadín como ladero económico y al abogado Jorge Chueco como ladero judicial, los reunió en la misma cárcel con los dos colaboradores inmediatos de Julio De Vido en el Minsiterio de Planificación. Menos el minsitro, los cinco están en prisión por delitos de corrupción vinculados o ejecutados por el kirchnerismo.

LAS CAUSAS

José López se negó a declarar el jueves ante el juez federal Daniel Rafecas, quien lo investiga por supuesto enriquecimiento ilícito. Se mostró alterado y esquivo, aunque no evitó ser trasladado al Penal de Ezeiza. En tanto, el magistrado federal recibió la causa iniciada por el juez provincial Gabriel Castro cuando el exfuncionario fue detenido anteanoche en General Rodríguez.

El exfuncionario kirchnerista ingresó a primera mañana a Comodoro Py, para comparecer ante el juez federal Daniel Rafecas, quien investigó el supuesto enriquecimiento ilícito del número dos del Ministerio de Planificación durante los años 2003-2008, período que amplió en el día de ayer hasta 2015, lo cual implica evaluar la totalidad de su desempeño en la función pública.

Además, a última hora de hoy, el juez Gabriel Castro se declaró incompetente en una de las causas iniciadas tras la detención del ex secretario de Obras Públicas, la que investiga la posesión irregular de casi nueve millones de dólares, mientras que la iniciada por tenencia de armas permanecerá en la órbita provincial.

Durante su estadía en los tribunales federales, López se negó a declarar, se mostró alterado y esquivo a las preguntas realizadas por el magistrado, comportamiento que a diferencia de lo que sucedió ayer, no obtuvo el respaldo de su abogada defensora.

DESEQUILIBRIO EN TRIBUNALES

Luego de bajar del vehículo del grupo Halcón que lo trasladó desde la DDI de Moreno, el actual diputado del Parlasur se alteró, quiso sacarse el caso y entró forcejeando a la alcaidía de Comodoro Py, donde permaneció varias horas, tiempo en el cual comenzó a gritar.

Al ser trasladado al tercer piso, donde se encuentra el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 3, el detenido quiso golpearse la cabeza, por lo que se postergó la indagatoria y se ordenó una revisión de los médicos, quienes informaron que estaba "compensado" y podía declarar.

"Por el momento no voy a declarar", dijo López en tono bajo frente a Rafecas, custodiado de cerca por seis agentes penitenciarios y acompañado por su abogada, Fernanda Herrera.

Antes se había reunido a solas durante 30 minutos con la abogada, quien se presentó en Tribunales varias horas después del arribo de López y según fuentes judiciales, intentó calmarlo en esa conversación.
Share on Google Plus

About Noticias Virales