Quién es Timothy Johnson y por qué es el "monstruo" de Florida

El crimen conmovió a los investigadores. "Es un enfermo", añadió un responsable de las pericias. Qué fue lo que hizo y la fatídica decisión de la justicia.



Veintitrés días antes de asesinar a Judith Therianos, Timothy Johnson estaba detenido. Fue liberado luego de que la fiscalía no pudiera imputarle cargos por un supuesto asalto que había cometido treinta días antes, decisión que resultó mortal para la mujer de 52 años.

Johnson, un vagabundo de 25 años del condado de New Port Richey, cercano a Tampa en Florida, había sido arrestado el 17 de enero luego de que fuera acusado de irrumpir en la propiedad de un matrimonio al que amenazó con un cuchillo de cocina. La causa quedó sin efecto por la falta de colaboración de los testigos, según explicó el fiscal Chris LaBruzzo del condado de Pasco. "No podemos encerrar a la gente indefinidamente" sin pruebas, se excusó. Al sospechoso le fue concedida la libertad condicional un mes después.

La noche del 13 de marzo, Johnson y Therianos se conocieron en una tienda de alcohol de New Port Richey, un pueblo de no más de 15 mil habitantes. Compartieron una breve charla y salieron juntos, según pudo constatarse en las cámaras de seguridad del local. La mujer, según contó su hijo Shawn Therianos en una entrevista el último lunes, tenía serios problemas con la bebida y una vida relajada en materia de relaciones.



Esa noche, tras haber bebido juntos, comenzaron a tener sexo consensuado en el área de bosques en las afueras de la Autopista 19. Sin embargo, cuando ella le pidió que se detuviera, Johnson enfureció y comenzó a estrangularla hasta que la mujer dejó de respirar. Acto seguido, envolvió la cabeza de su víctima con su propio vestido y la golpeó reiteradas veces.

Luego de matarla, Johnson robó la laptop de su víctima y una tarjeta de débito. Con dinero en su bolsillo, el asesino compró comida en el local Waffle House donde también adquirió cuatro latas de cerveza. Tras eso, regresaría a la escena del crimen donde el cuerpo de Therianos yacía inerte. Allí, volvió a tener sexo con su cadáver. Una vez más, abandonó el lugar, compró en un comercio cercano alcohol medicinal y regresó por tercera vez. Allí, en un intento por destruir evidencia, frotó el producto por todo el cuerpo de su víctima. Fue en vano.


"Este hombre es un enfermo que puede hacer este tipo de actos en una persona muerta", señaló el oficial Chris Nocco del condado de Pasco.

Diez días después de asesinar a Therianos, Johnson sería detenido por violar su libertad condicional, dada 23 días antes. Su víctima había sido reportada como "desaparecida" cuatro días antes. Pero nada indicaba a los investigadores que ambos hechos estuvieran relacionados.

Pero una vez en el Centro de Detención Land O' Lakes, Johnson le confesaría a otros dos internos el brutal asesinato. Les relató con detalles escabrosos cómo había cometido el crimen y el momento en que tuvo sexo con su cadáver. Enterados, la oficina del sheriff consiguió un testimonio revelador. El relato contó con una frialdad asombrosa, lo que condujo a la policía a sospechar sobre la posible participación de Johnson en otros asesinatos sin resolver en esa misma área.

Share on Google Plus

About Noticias Virales