LA FOTO DEL PAPA QUE NO LES GUSTA A MUCHOS ARGENTINOS

                

Finalmente se dio, luego de muchas idas y vueltas ya tenemos la foto que disgusta a muchos argentinos. Y es la imagen del Papa recibiendo en el Vaticano a la controvertida Hebe de Bonafini.

Cuando el reloj marcó las cinco de la tarde en punto en el Vaticano, el Papa Francisco abrió la puerta y allí estaba esperándolo Hebe de Bonafini.

La reunión duró cerca de dos horas, y está era una de las incógnitas que tenía la visita de Bonafini al Vaticano. Saber si el Papa le concedería algo más de los 22 minutos de audiencia que le dio a Mauricio Macri.

Se dijo que el día que Macri visitó al Papa, que éste había pasado por un momento muy doloroso por el fallecimiento de un familiar de una colaboradora cercana. Y por ese motivo la audiencia concedida a Macri fue corta y en la fotografía de rigor no hubo sonrisas del Sumo Pontífice.

Pero parece que durante la visita de Bonafini al Vaticano por suerte el Papa estaba de buen humor y no pasó por ninguna circunstancia mala y de esta forma recibió a la Presidenta de Madres de Plaza de Mayo con una sonrisa y un fuerte abrazo, durante casi dos horas.

Finalizado el encuentro, Bonafini dijo que le pidió perdón al Papa por las duras críticas que ella había realizado sobre la figura del Sumo Pontífice. “Con Francisco nos equivocamos, como nos pasó con (Néstor) Kirchner”. Sostuvo Hebe de Bonafini.

Y continuando con su relato, Bonafini dijo que el Papa le respondió “Déjalo ahí, todos nos equivocamos”.

También la titular de Madres de Plaza de Mayo contó más sobre el Papa “Le dije que traía una misión muy difícil, que nuestra patria necesitaba de su palabra, que en cinco meses este Gobierno destruyó lo que hicimos en 12 años. Vine a hablar de la angustia y el dolor de un pueblo que vivía feliz”.

“El me escuchó con mucha atención las dos horas que hablamos, me dijo que había muchas cosas que las sabía pero había otras que no las sabía”. Aseveró Bonafini, quien también aseguró haberle pedido al Papa que viniera a la Argentina.

Con respecto a los regalos que se hicieron, Hebe de Bonafini le entregó al Papa un pañuelo blanco y un ladrillo que se había caído de una pared de la sede de Madres de Plaza de Mayo. Por su parte el Papa le obsequió un rosario y una placa.
Share on Google Plus

About Noticias Virales