Constitución: el video que muestra cómo operan los "transas del tacho de basura"

El fiscal Federico Delgado investigó a un grupo de presuntos dealers durante semanas: una cámara policial los filmó en plena venta de paco. Sin embargo, siguen libres.



R.B.L, peruano de origen, echó una risa en su muro de Facebook y se fue a trabajar. Reproducir su ortografía da una idea más acertada: "Bueno yegó la ora de salir a vender pasta yola jajaja cuidensé", posteó en la red social. Su lugar de trabajo, era, básicamente, la vereda frente a un contenedor de basura a pocos metros de la esquina de Brasil y San José, plena zona de hoteles en Constitución. Una denuncia anónima en su contra lo había sindicado como un presunto dealer con base permanente en la cuadra. No era algo sorprendente, por otra parte. M.B.L ya había sido detenido en repetidas ocasiones por efectivos de la comisaría 16º de la PFA, con jurisdicción en la zona, siempre por tenencia de drogas: tuvo al menos tres causas en los Juzgados Nº3, 9 y 8 de Comodoro Py entre 2014 y 2015. Se le encontraba poca cantidad; con la aplicación del fallo Arriola, terminaba rápidamente sobreseído.

A R.B.L se lo veía con frecuencia junto a sus dos lugartenientes, A.S.G y A.Z.S, a quienes le daban indicaciones sobre cómo "manejar el negocio". A.S.G, poco más que un adolescente, tenía un perfil más violento. En su muro de Facebook, amenazó a un chileno mostrándose con un arma "a ver si le daba la nafta". La denuncia anónima, por su parte, se convirtió en una causa en el fuero federal, a cargo de la Fiscalía N°6 del doctor Federico Delgado y su equipo, que ordenó tareas de vigilancia a R.B.L y su banda.

Detectó que los tres vivían en un hotel de la calle Santiago del Estero al 1772, que funcionaría como su presunto aguantadero. La vigilancia continuó. Sin saberlo, a fines de febrero último, R.B.L terminó en la lente de una cámara del personal de brigada de la Policía Federal, mientras le hacía chistes a una pareja de adictos visiblemente nerviosos. Lo que se ve en la filmación, incluida en esta nota, es a todas luces una transa de paco en una de las zonas más castigadas de la Capital Federal. Para Delgado y su equipo, el delito estaba ampliamente probado.

Las caídas seriales de R.B.L en la comisaría 16º le dieron una pauta clara al fiscal de qué tenía en su escritorio: "La riqueza del relevamiento de estas causas radica en que, una mirada conjunta de las conductas por las que Bardales Lázaro fuera sobreseído en los términos del fallo Arriola, cobran otro cariz cuando son conjugadas con las tareas de campo realizadas en la presente. Una cosa es ver cada escena, y otra, la película entera. En otras palabras, la fragmentación no sólo es fuente de impunidad, sino cómplice de que continúe con su raid delictivo", razonó el funcionario. El hotel de la calle Santiago del Estero, donde vivía con sus presuntos cómplices en diferentes habitaciones, le serviría a Richard de eventual depósito para andar con la mínima cantidad de droga posible encima. Por otra parte, el sospechoso no era ninguna excepción, sino la regla.

Según datos de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA, hubo 74 arrestos de dealers entre enero y febrero últimos, 40% más que en el mismo período el año pasado. Entre enero y noviembre de 2015, hubo 381 detenciones en total, con 310 hombres, la gran mayoría de ellos reincidentes con al menos dos o tres causas por drogas tal como R.B.L.

El paco fue la sustancia mayoritaria, superando casi diez veces en volumen a la cocaína: hubo 17380 dosis incautadas. Con dosis que valen desde 25 a 30 pesos -un índice inflacionario del 2900% desde su salida al mercado, el doble de la tasa de suba de precios en el ciclo kirchnerista- los dealers entendieron en los últimos meses que la cocaína dejó de ser negocio. El paco es más fácil de transportar, no requiere corte. Los adictos, por su parte, siempre volverán por más. Solo se trata de controlar la parada que los consumidores reconocen, el verdadero valor del mercado lumpen de estupefacientes.

Constitución y su shopping de droga a cielo abierto, por otra parte, son algo que Delgado y su equipo investigaron exhaustivamente. En 2015, abrió una causa contra Claudia "La Chata" Montes, supuesta cabecilla de una organización que prostituía adolescentes. La intersección de Brasil y San José, ocupada por Richard, es paradigmática en el menudeo de paco: la oferta está en plena vereda. Delgado luego investigó el sistema de hoteles de pasajeros convertidos en aguantaderos de proxenetas y bunkers narco de ocasión.

De cara a la situación y con evidencia que creyó suficiente incluida una minuciosa descripción de un inspector de la PFA, el titular de la Fiscalía Nº6 pidió al Juzgado Federal N°8 la detención de toda la banda para que sean indagados, así como el allanamiento del hotel en la calle Santiago del Estero. Sin embargo, su pedido fue en vano.

El Juzgado tardó cuatro días en responder: no hizo a lugar, aduciendo que faltaban pruebas y que consideraba "prematuro" el pedido. Incluso, recomendó que el procedimiento lo hiciera una fuerza distinta a la PFA. Incluso expresó dudas sobre la identidad de los acusados, que Delgado reforzó hallando sus perfiles de Facebook. "Parecería que el señor juez actúa como si fuera el director de la investigación, desconociendo su propia decisión de delegarla en esta Fiscalía", criticó Delgado en un escrito posterior en donde apelaba la decisión. El 3 de mayo, la Sala I de la Cámara Federal confirmó los argumentos del Juzgado Nº8. A pesar de las filmaciones y la inteligencia policial R.B.L y sus dos lugartenientes siguen sueltos hasta hoy.
Share on Google Plus

About Noticias Virales