Crimen del country: una pericia detalla, paso a paso, cómo hizo Farré para matar a su mujer

Los peritos presentaron la secuencia fáctica del crimen. El empresario usó dos cuchillos, uno en cada mano, con los que le provocó 66 heridas a su esposa, Claudia Schaefer.



Una pericia presentada esta semana intenta arrojar claridad sobre el homicidio de Claudia Schaefer, asesinada por su marido, el empresario Claudio Farré, en el vestidor de la casa que habían compartido hasta su separación en el country Martindale, del partido bonaerense de Pilar. La Policía Científica presentó la secuencia fáctica de lo que habría ocurrido, sin la presencia de testigos, de acuerdo a las pruebas recolectadas.

Según informó la agencia Télam, los peritos hicieron una descripción pormenorizada de las 74 lesiones que tenía Schaefer, 66 de las cuales fueron provocadas con los cuchillos, mientras que las ocho restantes son hematomas o excoriaciones. El trabajo lleva la firma del comisario mayor Marcelo Palacios, el sargento Lucas Bravo Berruezo y el comisario inspector Juan Raúl Cheuquel.

Los peritos creen que Farré tomó del portacuchillos que había en la cocina dos cuchillos "Euro Home Premier", de poco más de 20 centímetros de hoja, los que usó en forma simultánea durante el ataque, uno en cada mano.

"La señora Claudia Beatriz Schaefer fue sorprendida en el vestidor. La existencia de hematomas en el rostro hace presumir que inicialmente se produjo una agresión física por medio de golpes", advirtieron los peritos.

Para los expertos, la presencia de lesiones defensivas en los antebrazos de Schaefer llevan a creer que "intentó repeler la agresión" y que los cortes en las palmas de sus manos permiten inferir que "intentó sujetar el arma por el lado del filo". En pocas palabras, hablan de "lucha" y de "forcejeo", pero que los puntazos en las muñecas de la mujer habría limitado su movilidad.

Farré le provocó varias heridas antes de degollarla. El corte mortal "abarca aproximadamente tres cuartas partes de la circunferencia del cuello y compromete la tráquea y epiglotis", explicaron los policías. "Este tipo de lesión permite inferir que la posición del victimario es por detrás de la víctima ya que de esta forma la articulación del brazo le permite realizar un corte de estas características", agregaron. Y detallaron que usó la mano derecha, mientras la sujetaba con la otra.

A partir de las mancha de sangre que fueron halladas en el vestidor, concluyeron que la víctima se encontraba por debajo del victimario". Farré tenía la rodilla izquierda en el piso y la derecha, semiflexionada, mientras que Schaefer estaba "ligeramente levantada o encorvada hacia atrás". Una vez que la mató, se fue caminando.

Mientras se esperan los resultados de las pericias que determinarán si Farré es imputable, el homicida sigue detenido en la Unidad 46 de San Martín. Está acusado de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por haber sido cometido con violencia de género.

Share on Google Plus

About Noticias Virales